The Answer - Revival

Enviado por El Marqués el Jue, 06/10/2011 - 00:21
2214

1. Waste your Tears
2. Use Me
3. Trouble
4. Nowhere Freeway
5. Tornado
6. Vida (I Want You)
7. Caught on the Riverbed
8. Destroy Me
9. New Day Rising
10. Can´t Remember, Can´t Forget
11. One More Revival
12. Lights are Down

No se si tendrán las respuestas a los grandes enigmas de la vida, no se si serían capaces de aportar alguna aclaración válida a ese señor tan nervioso que entrena al Real Madrid y se preguntó una docena de veces ante la prensa por qué su rival les había superado en juego y astucia hace algunos meses. Lo que si sé es que The Answer están aquí por tercera vez en apenas cinco años para hacer que nos animemos, y bailemos una vez más al ritmo de su infeccioso, irresistible ritmo hard blues, que dominan como pocos.

Seguimos de enhorabuena tras haber disfrutado de los puntazos que han sacado Alice Cooper o The Misfits estos días, con “Revival” estos norirlandeses han dado en la diana, y nos han obsequiado con una docena de canciones que van a iluminar muchos atardeceres rockeros, ahora que nos internamos en los días más cortos y fríos.

¿Qué diablos tendrá Irlanda para que salga tan buena música de allí? Aquí tenemos a cuatro tipos llamados Cormac Neeson, Paul Mahon, Michael Waters y James Heatley –no confundir con el nuevo amigo de Lou Reed-, hijos, nietos incluso de dioses como Phil Lynott, Gary Moore o Rory Gallagher, que un buen día decidieron compartir las pintas de guinness y el flirteo con las orondas mozas pelirrojas de la Isla Esmeralda, esas que atienden a nombres como Susan O´ Flagerty o Mary Rose Figgins, con la pasión por el blues, el hard rock y el rock and roll, y así, como quien no quiere la cosa, se han ido forjando una discografía espectacular.

Recuerdo que “Rise”, el debut en 2006, coincidió con la salida del “AMOLAD” de Maiden, el “Blood Mountain” de Mastodon, “10000 Days” de Tool, “The Blackening” de Machine Head, “Christ Illusion” de Slayer, o “Kiss of Death” de Motörhead, y captó la atención de los medios entre tanta vaca sagrada por su propuesta llena de energía, frescura, nivelazo, y gracias a ese planteamiento, la recuperación de una forma de hacer música pensando y sintiendo a lo grande, sin complejos, sin problemas de identidad, sin inventar nada nuevo realmente, pero con la seguridad de estar haciendo lo de siempre a la perfección.

Una triple canasta es una triple canasta y puede poner en pie a todo un pabellón, un gol de falta por la escuadra es igual de espectacular ahora que hace cincuenta años, y las etapas de montaña del Tour de Francia siguen siendo sinónimo de grandeza sin necesidad de que el ciclista de turno se ponga a dar volteretas con un tutú de bailarina. Vamos, que no hace falta que cada grupo cree un estilo nuevo en cada disco para llegarnos al corazón. Y The Answer, con su rock clásico directo y embravecido, nos llegan. Vaya que sí.

Claro que tampoco debe ser tan difícil cuando se cuenta con un frontman como Neeson, que tiene la imagen, la actitud y el chorro de voz de los elegidos. Que canta tan bien como Paul Rodgers, David Coverdale o su influencia más directa, Robert Plant. Y si esta voz se ve respaldada por tres artesanos en constante estado de gracia interpretativa –Paul Mahon es el guitarrista a descubrir en la actual escena, vaya solos que se marca en éste y en los dos anteriores trabajos del cuarteto-, y por una producción obsesionada en resaltar el aspecto más grandioso de la música rock, acabaremos hablando de un resultado fantástico.

“Revival” no es mejor ni peor que “Rise” o “Everyday Demons”, la andanada rockera de 2009. Tal vez ya no sorprenda tanto, pero está lleno de momentos extraordinarios, y mantiene las constantes creativas del grupo en un estado de forma admirable: toneladas de sudoroso hard rock con mucho boogie, gran capacidad de emoción, maravillosas melodías llenas de fuerza, algún detalle exótico, acercamientos a estilos como el gospel, el vozarrón del líder, influencias marcadas de leyendas como Led Zeppelin o Free –a quienes versionean en el segundo Cd que acompaña a la edición DeLuxe-, y la sensación general de estar tocando algo positivo, glorioso, que estimula como la mejor y más sana droga. Escuchad “Nowhere Freeway”, “Caught on the Riverbed”, o la preciosa entrada de “Tornado” y entenderéis lo que digo.

Este es el típico disco del que no veo necesidad de resaltar los temas. Es un todo compacto del mejor rock & roll, fibroso y endurecido. Tuve ocasión de ver a The Answer sobre un escenario dos veces, y las dos me las perdí. Fue en un Azkena Rock Festival en que cerraban a eso de las cuatro de la mañana en el año 2007, y en 2009 cuando vinieron al Palacio de los Deportes de Madrid con AC/DC en el “Black Ice Tour”. En Madrid no llegué a tiempo porque estaba quedando con la peña en el bar Los Torreznos de la calle de Goya, donde suele quedar todo el mundo, y en la madrugada del festival de Vitoria ni me acuerdo de lo que andaría haciendo, así que tengo pendiente la experiencia The Answer “on stage”.

Cuando ese día llegue, me dejaré la garganta pidiendo todos estos nuevos temas, porque son una maravilla. Ahora suena el track diez, “Can´t Remember, Can´t Forget”, que evoca el “Alone Again” de Dokken. Es la magia de la música, dos bandas en apariencia incompatibles que sin embargo encuentran puntos en común. Pero es que la zeppeliana “Destroy Me” tiene unas líneas vocales que me recuerdan también a Blind Melon, la banda del malogrado Shannon Hoon.

El title track, “One More Revival”, es un gospel salvaje lleno de furia, feeling y encanto, me imagino lo que podría hacer con esta canción Lisa Kekaula, la cantante de los soul punks The Bellrays, junto a Cormac Neeson sobre un escenario. La final “Lights are Down” pone un broche de oro al trabajo, todo pasión y elegancia, y si bien piezas como la inicial “Waste your Tears” o “Vida (I Want You)” suenan a rocks más sencillos de toda la vida, en “Use Me” y “New Day Rising” se desmelenan y arrasan con todo, entregando los mejores trallazos de high energy hard rock and roll que he oído en lo que va de año.

Cuatro cuernos altos, como la temperatura que deja en el ambiente este discazo, de nueve sobre diez. Cualquiera interesado en la buena música con letras mayúsculas debería hacerse con los tres álbumes de estudio y el directo de este grupo.

Cormac Neeson: Voz
Paul Mahon: Guitarra
Micky Waters: Bajo
James Heatley: Batería

Sello
Spinefarm Records