Powersurge - MCMXCI

Enviado por Witchfyre el Dom, 26/04/2020 - 03:10
4506

1. Words (05:17)
2. Pulled Over (05:06)
3. Call Me (05:09)
4. Engine Rail (03:17)
5. Battle Call (05:40)
6. Burning Revenge (04:17)
7. Tear Up the Pavement (04:01)
8. Shock Wave (05:37)
9. Wall of Power (02:57)
10. Stress Attack (03:09)

No sólo de tumefacto death metal viva la soleada Florida. Liderados por un luminoso faro como fueron Savatage, una notable escena de "poderoso" heavy metal, con sus derivaciones, bien prog, bien thrash, fue surgiendo en tal geriátrico estado y dejó para la posteridad exportaciones tan interesantes como los maravillosos Crimson Glory, los incendiarios Iced Earth, los iracundos Nasty Savage, los más anónimos Prodigy o adopciones de otros estados como los neoyorquinos Hittman y Toxic o los californianos Agent Steel.

Con ese común denominador que fueron los Morrisound Studios, centro neurálgico de casi toda la actividad metálica de la zona, apareció en 1991 el debut, de "perspicaz" título, de estos oriundos de la misma Tampa bautizados como Powersurge. Tarde, cierto, pero no porque los tíos no llevasen sus años partiéndose el pecho para sacar adelante la banda. Desde 1984 dando guerra y con un más que decente EP/demo (en función de las fuentes) editado en el 86, resulta bastante extraño que esta banda de apropiado nombre no consiguiese debutar hasta la década de los 90, en un caso muy similar al de sus vecinos Iced Earth. Y nada menos que con Roadrunner Records pero, al contrario que los de Jon Schaffer, tal fastuosa puesta de largo no sirvió para cimentar una carrera duradera. Más bien al contrario, fue salir este álbum y desvanecerse casi sin dejar rastro. Bueno, sin dejar rastro tampoco, ya que me consta que llegaron a grabar un sucesor para este MCMXCI pero, dados de lado por una Roadrunner que se encontraba ya inmersa en otros menesteres “más extremos", la criatura no vio la luz hasta 10 años después a través de uno de esos minúsculos sellos especializados en rescatar este tipo de grabaciones del olvido, O.P.M. Records.

Volviendo a MCMXCI... ¿Merece la pena dedicarle un rato? Joder, claro que sí, en otro caso ni me pararía con él, aunque lo mejor es saber de antemano qué nos vamos a encontrar. Power metal americano, ni más ni menos. Puro y duro como el acero toledano. Los que ya hayan tenido su ración suficiente, que lo dejen ahora. Los que tengáis estómago para más, como es mi caso, seguid comiendo porque los de Tampa lo cocinan de puta madre. El punto de partida está claro. ¿Recordáis el sonido del Trascendence de Crimson Glory y del debut de Hittman? Pues la producción de Tom Morris es prácticamente idéntica, o al menos la de la batería, instrumento que a algún "iluminado" se le ocurrió insinuar sí sería programado en la célebre segunda oferta de los enmascarados. Algo tiene de sintético y excesivamente clínico pero, cualquiera que haya visto tocar y programar dicho instrumento, sabe lo que se puede hacer y lo que no con un ordenador a este respecto y, más, 30 años atrás. Más allá de la batería, esto suena potente de cojones, bien clarito, bien heavy. Una producción como cabría esperar saliendo de los Morrisound a estas alturas... ¿Qué os creíais?

La influencia de las vacas sagradas del rollito power/prog esta ahí, para qué os voy a mentir. No vienen ahora estos Powersurge a poner el heavy americano patas arriba. En ese caso alguien habría oido hablar de ellos antes. Queensrÿche están obviamente ahí. Igual que Crimson Glory, como ya habéis supuesto. Incluso aquellos Fates Warning más agresivos del No Exit. Y, aunque no tengan nada que ver, encuentro también mucho del músculo guitarrero de sus vecinos Iced Earth... la proximidad geográfica y cronológica está ahí. ¿Originalidad? Ni por asomo. ¿Significa esto que el disco es malo? Por supuesto que no, pero resulta mucho más rentable acercarse a él sabiendo lo que uno se va a encontrar y, aún así, algo de variedad se afanan en ofrecer de cuando en vez. Con eso por delante, es muy posible que lleguéis a pasar ¾ de hora realmente entretenidos.

En la cara A, cinco temas y no hay uno malo, aunque tampoco os van a matar, ¡eh! Words empieza algo sosa, pero coge ritmo a partir del minuto 2:10, poco antes de llegar al solo. Pulled Over y Engine Rail pisan el acelerador y muestran el lado más poderoso de Powersurge, mientras que Call Me y Battle Call son dos medios tiempos de formas fornidas guitarras e interesante estructura, que ponen su cara más progresiva y, curiosamente, más interesante. Algo más aportan incluso en una cara B donde los encontraremos bordeando el speed/thrash técnico de unos Toxik en Stress Attack o un heavy metal mucho más convencional propio de mediados de los 80 en Tear to the Pavement y Wall of Sound. No en vano, estos últimos proceden de aquel Elements of Metal editado en 1986 y se atisba una pretensión algo más comercial.

Parece algo fácil, pero tampoco lo es tanto ofreciendo este grado de profesionalidad. La base rítmica resulta más que sólida, con algunos momentos bastante remarcables, sobre todo en las más lentas. Eddie Rice y Todd Boese son una pareja de hachas de lo más compacta y, a la hora de solear, se desenvuelven a las mil maravillas y James Marra... hace falta tener muchos pulmones para afrontar todo esto con dignidad y el tío, a ver, no es el jodido Rob Halford, pero canta de puta madre. Me voy a columpiar diciendo que me suena a un cruce entre John Cyriis y Geoff Tate, obviamente sin la elegancia de este último y la potencia del primero, pero tampoco anda tan lejos el hombre.

No sé qué más deciros... soy consciente de que saco bandas de estas como churros, pero es que hay muchas y muy buenas, las cosas como son. Lo decía en la reseña de Zions Abyss, muchos ya no os molestaréis con una más, pues hala, ahí va otra y os aseguro que no será la última. Para los que aún tengáis hueco para más, ya sabéis. Yo a esta le pongo cuatro cuernos bajos porque todo está muy bien hecho, pero no lo subo de ahí por la falta de originalidad. A ver vosotros...

- James Marra: voces
- Eddie Rice: guitarra
- Todd Boese: guitarra y voces
- Todd Dyer: bajo y voces (d.e.p. 2009)
- Rudy Goryance: batería

Sello
Roadrunner Records